Texto y fotos: CRCVB

Guajolotes

De origen Otomí nacido en Temoaya, Estado de México el 2 de marzo de 1991

Samuel proyecta el gusto hacia el mundo natural, los guajolotes, sus costumbres y sus vivencias, desde pequeño la interacción con los guajolotes ha estado presente. Cuidarlos, darles de comer y jugar. Además de que un guajolote no representa para él  sólo una fuente de alimento de ciertas épocas, sino que trasciende, le da valor de libertad de identidad y unidad. Esta identidad ha sido inspiración en su pintura.

Desde pequeño muestra inquietud en los dibujos que veía, en las servilletas que hacían sus padres y hermanos. En secundaria sus maestros sabían que le gustaba el arte y le dieron oportunidad, aún sin tener experiencia y conocimiento, lo cual permitió que se descubriera mejor a sí mismo. En la preparatoria desarrolló más obras. Al culminar sus estudios de bachillerato se mudó a Valle de Bravo. En Valle conoce al maestro Gildardo Uribe Aguilar, quien lo invita al Taller de Pintura Tlalpa, que se imparte los miércoles en el museo JAP. En el taller aprende las técnicas de acuarela, acrílico, óleo, entre otros.

Para Samuel Valle de Bravo es una escuela y una casa en la que disfruta, convive y aprende.

Su primera exposición fue en el Museo Arqueológico de Valle de Bravo con el título N´Goro (guajolote en lengua otomí) en 2016. Ha expuesto en diferentes museos y casas de cultura de los municipios, Tejupilco, Xonacatlan, Toluca, Almoloya de Juárez y temoaya de 2016-2017. Exposición de pintura en el Festival de Lengua Arte y Cultura Otomí (FLACO) en el Estado de Querétaro en el año 2017. En colectivo con Grupo Tlapa en el Festival de las Almas desde el año 2012. Participa en Colectiva Vallesana, que expuso su obra en la Casa de Cultura de Valle de Bravo en 2017.

También es reconocido como artista plástico en el libro “Temoaya; historia y tiempo presente” de Jesús Arzate Becerril, publicado en 2018.

Sigue al Centro Regional de Cultura Valle de Bravo: