Fotos: José Aguilar Guadarrama, José Bernal, Alejandro Bárcenas Olvera

El festival se realizo del jueves 31 de agosto al domingo 3 de septiembre. Los asistentes disfrutaron diferentes actividades como rutas de recolección de hongos, exposiciones culturales, degustaciones, conferencias gastronómicas y cenas maridaje en los principales restaurantes de Valle de Bravo.

Fomentando el turismo gastronómico

El pasado fin de semana se celebró el Primer Festival Gastronómico Valle de Bravo. El principal objetivo del festival es promover la cultura y la identidad de este Pueblo Mágico a través de la riqueza de la cocina vallesana. Con la idea de utilizar productos locales y adaptar la cocina tradicional a las nuevas tendencias gastronómicas, participaron algunos de los mejores chefs del mundo como: Mikel Alonso (Biko), Pablo Salas (Amaranta), Arnaud Guerpillon y Cêdric Carême de Le Cordon Bleu, entre otros. En la primera edición del festival gastronómico los protagonistas son los hongos, resaltan algunos distintivos de la región, como el hongo azul.

Recolección de hongos

En Valle de Bravo, el bosque típico de la zona es el denominado bosque mesófilo de montaña que incluye una variedad amplia de especies de flora y fauna, incluyendo los hongos, de los cuales existen más de cien especies, muchos de ellos comestibles. Dentro del marco del festival, se llevaron a cabo tres rutas de recolección de hongos, en cada se disfrutó de la naturaleza, se instruyó a los asistentes en cómo diferenciar hongos comestibles y venenosos, conocer las características principales, su uso en la gastronomía y saber las ventajas en el ecosistema.

Dentro de las principales conferencias se dieron fueron las del reconocido chef Mikel Alonso, del restaurante Biko,  sobre “La comida mexicana y la fusión con la europea”; así como el chef Pablo Salas, del restaurante Amaranta, que habló de “La riqueza gastronómica del Estado de México”.

Después de una jornada tan exitosa esperamos que el próximo año, en la segunda edición del festival, siga fomentando la cocina vallesana y los ingredientes locales. Un muy buen primer año para un festival que mejorará, sin duda el turismo y la calidad de la gastronomía vallesana.

 

VdeB agradece a Rodavento y Turismo Valle de Bravo por la generosidad y colaboración para lograr publicar este artículo.